Milhojas de calabacín con tomates confitados y queso de cabra

Ensaladas y verduras

Ingredientes

  • Tomates
  • Aceite de oliva VICOLIVA
  • Sal
  • Azúcar
  • Ajo
  • Orégano
  • Un calabacin potente
  • Tomate confitado
  • Queso de cabra
  • Sopa de tomate Albahaca
  • Aceite VICOLIVA, del tomate confitado.

Preparación

  • • Lo primero será, pelar los tomates. Un método muy cómodo es "escaldarlos". Les quitamos el corazón sin llegar muy adentro y marcamos con el filo de un cuchillo la parte inferior, haciendo una cruz. Ponemos una cazuela con agua, al fuego; cuando empiece a hervir, ayudados de un cucharón o escurridor, introducimos los tomates y dejamos que hiervan 1-2 minutos. Los sumergimos en agua fría. Esperamos a que se enfríen totalmente. Comenzamos a pelarlos por la parte donde hicimos los cortes. Veréis como la piel, sale solita. ¿Limpios?. Genial. Seguimos.
  • • Una bandeja con papel para hornear. Con un pincel, o con los dedos, le damos un repaso de aceite a toda la superficie del papel. Cortamos los tomates a gajos y les retiramos todas las semillas (todas esas semillas, y la carne de tomate que las acompaña, las reservamos). Vamos colocando los gajos sobre el papel de hornear y les ponemos un buen chorretón de aceite VICOLIVA. Lo del aceite, no os preocupe, después lo usaremos para aliñar) Sal, y un poquito de azúcar. La sal, se la echamos como a un palmo de altura. El azúcar, a dos. Eso os marcará la cantidad. El azúcar quitará acidez. No os paséis.
  • • Orégano, al gusto. Nos servirá cualquier otra hierba. Hinojo, tomillo, romero. Si es fresca, unas ramitas. Si es seca, tampoco es cuestión de hacerle una manta al tomate. Y un filetito de ajo, por cada gajo de tomate, para que los sabores, sean parejos.
  • • Encendemos el horno, y lo ponemos a 80º-90º. Si, si, habéis leído bien. Cuando alcance esa temperatura, metemos la bandeja y revisaremos de vez en cuando, pero nos quedan por lo menos 150 minutos de espera.
  • Para el Milhojas de calabacín:
  • • Cortamos a rodajas el calabacín y salamos cada rodaja. Lo dejamos reposar unos minutos. En una bandeja de horno, comenzamos a montar el milhojas. Rodaja de calabacín, trozo de queso de cabra, trozo de tomate confitado con su ajito. Trozo de calabacín, queso, tomate.... No es cuestión de hacer una torre muy alta. Aliñamos con el aceite que guardamos del tomate confitado ¿Recordáis?. Horno a 190º. Entre 45-50 minutos. Reservar algo de tomate confitado. El de arriba, se "chamuscará" y antes de emplatar, le daremos el "cambiazo" por uno maravilloso.
  • • Vamos a hacer memoria. En que parte de la nevera dejamos la sopa de tomate. Si, la que hemos conseguido al hacer el tomate confitado. Venga... a emplatar. Un poco de sopa de tomate en el fondo del plato. Espolvoreamos albahaca (rompiéndola ligeramente con los dedos), colocamos el milhojas en el centro (habiendo cambiado la pieza de tomate superior). Aliñamos con el resto de aceite del tomate confitado.

Deje su comentario